Brevísima crónica de un primero de mayo que me pertenece

Brevísima crónica de un primero de mayo que me pertenece.


      Últimamente durante el primero de mayo no llueve, antes, cuando mi padre Segundo Ures pertenecía a la aguerrida organización sindical FESINLARA, llovía sin compasión, y sobre aquellas calles barquisimetanas convertidas en ríos, marchaban los obreros y sus consignas rasgaban la incesante tormenta hasta llegar empapados a la antigua Casa Sindical.


      Tendría yo alrededor de cinco años de edad, o tal vez seis… hoy tengo cincuenta y uno, cuando a despecho de mi madre, papá me llevó a la marcha. ¡Impresionante el conglomerado de gente, impresionante aquellos rostros iracundos que recuerdo como el tráiler de una película ¡ Que pretendía mi padre? acaso darme una primera lección de comunismo?...creo que mi querido viejo lo logró, porque aquella imagen se me hizo imborrable y cada primero de mayo la recuerdo junto a la añoranza de la iniciación del periodo de lluvias, las lluvias de mayo como decía mi abuelo Juan Bautista Villegas.


     Como olvidar aquel episodio, si mi padre me levantó en sus hombros, él, marchando junto a sus camaradas, gritando y yo como bandera. En aquella oportunidad se presentó una escaramuza con los sindicatos controlados por el gobierno y la orden fue correr a protegerse de los cabilleros. Papá corrió hacia el estadio Daniel Chino Canónico junto con un grupo numeroso. Sé que fue hacia allí porque un día, ya en mi juventud, al pasar por ese emblemático estadio, los recuerdos vinieron de un girón.  Al llegar a una de las paredes de aquel, para entonces, majestuoso coloso deportivo, donde después vi a Brand Alyea, uno de los importados del Cardenales de Lara, batear jonrones a placer, mi padre me alzó y otros compañeros ya parapeteados en la pared me lograron asir de un brazo y con la ayuda de otros fui a parar a la parte interna del estadio, con la incertidumbre a punta de llanto por no saber donde estaba mi papá en medio de aquel alboroto. Las cosas allí se calmaron, más cuando vi a mi padre resurgir entre la multitud.


      Tal vez alguna sanción de la célula donde militaba mereció por aquel atrevimiento, pero a la que más le temía era a la de mi mamá, porque me dijo con firmeza: A tu mamá no le cuentes ni así de esto. Acto seguido me dio un helado, para aquel tiempo “un  polo”, suficiente compensación para pasar por alto en aquel momento el susto, pero no así el tesoro de los más bellos recuerdos de mi papá, el dirigente sindical de la VICSON, el mismo que un día fue apresado por  la Digepol y el que se nos marchó un treinta de enero de 2006 con su dignidad de indio intacta.


    Luego yo seguí asistiendo a las marchas, ya como dirigente revolucionario, como dirigente estudiantil. Incluso, aquel episodio en el que injustamente se me atribuyó una agresión al hoy difunto Pedro Morle, cosa que no fue así, pues cuando se dio esa otra escaramuza donde me encontraba yo como padre, cargaba bajo mi protección a mi hijo Nelson Ismael, repitiendo la lección. Hoy los familiares de Pedro no sé si siguen creyendo que fui yo el de la agresión, pero poco importaba a quien se acusaba en aquellos tiempos, igualmente tormentosos, y más si se trataba de un  personaje público como era mi caso. Pese la virulencia del momento, la rudeza de las consignas, puedo afirmar que en  todo mi trajinar político la violencia no ha sido mi inclinación preferida.


      Este primero de mayo  de 2012 no llovió, pero los recuerdos mojaron la morada de mis tiempos y una nueva Ley del Trabajo se firmó con la rúbrica de un Presidente humano, a quien se le quebró la voz por toda la historia que lleva sobre sus hombros al  anunciar la buena nueva para la Clase Obrera venezolana. Gracias Comandante Chávez por sembrar esperanzas en los surcos que han trazado con su sacrificio los explotados de esta patria.

 Así como mi padre me llevó en hombros aquel primero de mayo, la historia lo toma a uno en su brioso cabalgar. Algo del eterno retorno salpica nuestros días.


Nelson Ures

Mayo 2012.

nelsonuresv@hotmail.com

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Enlases Importantes

Recibe Twitter de Maduro
Recibe Twitter de Maduro
relojes web gratis

RNC

Atenea Jimenez

Telefono: 04168175037

------------------------

William Gudiño

Telefono: 04267066327

------------------------

RNC-Falcon

Edgar Olived

Telefono: 04161149514

------------------------

Wilmen Valles

Telefono: 04268013030

------------------------

Castor Nuñez

Telefono: 04146072919

------------------------

Rodolfo Peñaloza

Telefono: 04266114980

------------------------

Contenidos a:

redcomunerosfalcon@gmail.com

Flash Informativo a:

Twitter:@ComunerosFalcon